La exposición de motivos del anteproyecto de la LOMCE comienza diciendo que “los alumnos son el centro y la razón de ser de la educación. El aprendizaje en la escuela debe ir dirigido a formar personas autónomas, críticas, con pensamiento propio”. Ese debe ser uno de los principios fundamentales de una reforma educativa, formar personas libres y críticas.

Yo entiendo esta nueva Ley como una reforma mejorada de los distintos sistemas educativos socialistas que hemos tenido en España, desde la LODE, LOGSE, LOPEG hasta la LOE, ya que la LOCE no llegó a implantarse.
La famosa Ley Wert ya tiene fecha de caducidad ya que hay un acuerdo de todas la fuerzas políticas excepto, UPyD y Foro Asturias, para derogarla en cuanto accedan al poder. Yo me pregunto si hace falta hacer una Ley, en la cual ya se está pensando en derogar. Creo que sí, porque con los datos que tenemos, 25% fracaso escolar, el 24,4% de los jóvenes no cursa ningún tipo de estudios, el nivel de conocimiento cada vez es menor, tenemos un 57% de paro juvenil, con estos datos es necesaria una reforma, pero también creo que debe ser necesario un acuerdo global para que la formación de los ciudadanos del futuro no esté siempre a merced de los cambios políticos. Seria primordial, y estoy seguro que los ciudadanos se lo agradeceríamos a nuestros políticos.

Uno de los principales escollos por lo que no se hace un acuerdo entre todos es el estudio del castellano en las comunidades con lengua cooficial. Es muy fácil, se debe de ir hace un sistema trilingüe donde se estudie el castellano, la lengua cooficial e idiomas extranjeros. El Estado debe de garantizarlo, por lo que estoy en contra con la medida que pretende esta reforma para garantizar el estudio del castellano (pagando colegios privados), ya que nos está diciendo que es incapaz de garantizarlo en lo público.

Me parece oportuno analizar los principales cambios que ha planteado este Gobierno y que creo que son positivos:
1). El Gobierno determinará los contenidos y el horario mínimo de las troncales (Lengua castellana, Matemáticas, Ciencias, Geografía e Historia). Esto a los nacionalismos no les hace gracia porque pierden el poder de adoctrinamiento que tenían por ejemplo con el uso tergiversado que hacen de la historia o geografía.

2). Los centros dispondrán de mayor autonomía para configurar una oferta formativa propia y para la gestión, lo que significa rendición de cuentas y más transparencia. Los profesores que son los que conocen realmente el funcionamiento de la educción, se les otorgará más poder de decisión, en detrimento de la administración, ya que ésta nos tiene acostumbrada a medidas absurdas ya que no conocen el terreno.

3). Evaluaciones nacionales a final de cada ciclo educativo: estandarizadas, para medir el rendimiento académico del alumnado, evaluando según criterios unificados. Para que todos los alumnos que salgan por ejemplo de 4º de la ESO, deban de saber lo mismo hayan estudiado en Pamplona, Vigo o Mérida.

4). Introduce medidas como el refuerzo del poder del profesor, fomenta las TIC e introduce el esfuerzo frente a la mediocridad del alumno.

5). Se refuerza y potencia la Formación Profesional con distinta vías.

6). Desdoblamiento de la asignatura de Conocimiento del Medio en dos: Ciencias Naturales y Ciencias Sociales.

7). Se promueve la práctica “diaria” de deporte y ejercicio físico por parte de los alumnos durante la jornada escolar.

Al igual que tiene medidas que creo que son positivas, también las hay que deberían de replantearse por ejemplo el estudio de la Religión, ya que esta materia nunca debe de estar en los currícums educativos, ya que debe de ser una cosa privada de cada persona. Pero no nos engañemos siempre se ha estudiado Religión. Habría que avanzar hacia un sistema donde desapareciera. Echo en falta una asignatura de formación ciudadana, en la que se enseñe los valores democráticos, la convivencia entro todos, las maneras de participar en vida pública, además de valores fundamentales tan perdidos como el compañerismo, el respeto, amo etc.
Otra de las medidas que me parecen negativas en la relativa al estudio del castellano, que se garantizará pagando a colegios privados, como ya he comentado anteriormente.

En definitiva y para finalizar creo que esta Ley puede ser positiva, pero el hecho de que no salga de un acuerdo entre todas las partes, fuerzas políticas, profesores, alumnado, sindicatos etc., la hace una Ley fracasada, ya que no tendremos tiempo en comentar los resultados. Por eso, y voy a insistir de nuevo en que los partidos políticos deban centrarse en una cuestión fundamental como lo es la educación. Así que les propongo que se encierren en una sala y hasta que no saquen un texto común y para mínimo 20 años no salgan.